Moral

moral

Moral (del latín moralis, "forma, carácter, comportamiento propio") es la diferenciación de intenciones, decisiones y acciones entre las que se distinguen como propias y las que son impropias. Sería importante señalar, además, en cuanto a la etimología de la palabra "moral", que se originó a partir del intento de los romanos de traducir la palabra griega êthica.

La moral se refiere al conjunto de normas, estándares y normas adquiridos en una sociedad por medio de la cultura, la educación, la vida cotidiana y costumbres adquiridos en el ámbito social y familiar.

Así, la palabra moral no se traduce por completo de la palabra griega originaria. Y es que êthica poseía, para los griegos, dos sentidos complementarios: el primero se deriva de êthos y significaba, en una palabra, la interioridad del acto humano, o sea, lo que genera una acción verdaderamente humana y que brota desde dentro del sujeto moral, o sea, êthos nos lleva al meollo de la acción: la intención. Por otro lado, êthica significaba también éthos, remitiendo a la cuestión de los hábitos, las costumbres, los usos y las reglas, que se materializa en la asimilación social de los valores.

Esta traducción incompleta resulta de la confusión que muchos, aun hoy en día, hacen entre los términos de ética y de moral.

La ética puede ligarse con la moral ya que la soporta, en la medida en que no existen costumbres o hábitos sociales completamente separados de una ética individual. La ética individual se pasa a un valor social, y de este, cuando está debidamente arraigado en la sociedad, se pasa a la ley. Así, se puede afirmar, siguiendo este razonamiento, que no hay ley sin una ética que le sirva de fundamento.

Según José Ferrater Mora, los términos "ética" y "moral" se utilizan a veces indistintamente. Sin embargo, el término moral tiene usualmente una significación más amplia que el término 'ética'. La moral es aquello que se somete a un valor. Hegel distingue de la moral subjetiva (el cumplimiento del deber, por el acto de la voluntad) de la moral objetiva (obediencia a la ley moral, mientras que determine las normas, leyes y costumbres de la sociedad, la cual representa al mismo tiempo el espíritu objetivo). Hegel considera que es insuficiente la mera buena voluntad subjetiva. Es preciso que la buena voluntad subjetiva no se pierda en sí misma o se mantenga simplemente como aspiración al bien, dentro de un subjetivismo meramente abstracto. Para que se convierta en concreto, es preciso que se integre con el objetivo, que se manifiesta moralmente como moral objetiva. Es la racionalidad de la moral universal concreta que puede dar un contenido a la moral subjetiva de la mera conciencia moral.

Algunos diccionarios definen la moral como "conjunto de reglas de conducta consideradas como válidas, éticas, ya sea de modo absoluto para cualquier tiempo o lugar, ya sea para grupos o personas determinadas" (Aurélio Buarque de Hollande), o sea, las reglas establecidas y aceptadas por las comunidades humanas durante determinados períodos de tiempo.

This article was last modified: Jan. 1, 2018, 10:05 p.m.